Las mujeres de “Mamarta” o el arte de socorrer a los cabrileños más frágiles

Otra actividad programada por Acacyr junto con el Ayuntamiento de Cabra y la Fundación Index durante la semana en que se conmemora el día internacional de la mujer fue esta conferencia sobre la madre Marta de Jesús. Un personaje cuya figura se agiganta a medida que se van conociendo detalles de su vida y obra, que protagonizó algunos de los episodios más bellos de nuestra historia. Aunque esa obra trascendió mucho más allá de nuestras ásperas montañas, llevando a nuestro personaje a pedir limosna en ciudades como Sevilla, Cádiz y Sanlucar de Barrameda, a cuyos puertos llegaban las riquezas de Indias y en cuyos palacios supo granjearse la amistad de no pocas familias de la nobleza, lo que a nuestro parecer convierte a esta mujer en una de las figuras más desconocidas y fascinantes del Siglo de Oro en Andalucía.

Aprovechando que el cuadro, copia del que se conserva en el sevillano hospital del Pozo Santo está en nuestra sede mientras se acometen las obras de rehabilitación del hospital de la Misericordia, se colocó en lugar preferente de la sala. Y Manuel Amezcua (presidente de la Fundación Index) fue el encargado de dar la charla, que también fue retransmitida en directo por redes sociales.

Amezcua desgranó la vida de esta mujer, cordobesa de Priego que casó muy joven y que cuando enviudó comenzó sus fundaciones piadosas. Primero en Granada, donde erigió la convalecencia en el hospital Real, para después, cuando Cabrilla se convirtió en un importante centro de peregrinación tras la llegada del lienzo del Cristo de Burgos, fundar el hospital de la Misericordia y una escuela de primeras letras. Aunque su estancia entre nosotros se prolongó por casi tres décadas durante las que, no sólo ayudó a los transeúntes, sino que también se dedicó a los cabrileños más desfavorecidos, siempre acompañada por algunas fieles compañeras. Como Beatriz Gerónima de la Concepción, a quien conoció en Sevilla y quien se terminaría haciendo cargo de ella durante su última etapa vital en el hospital que ambas fundaron en la actual capital de Andalucía. Un lugar donde permanece el espíritu de sus fundadoras, pues aún en nuestros días se mantiene aquí el compromiso con la sociedad hispalense gracias al tesón de las hermanas de la Tercera Orden Franciscana.

Como el conferenciante expresó, aquel legado se mantuvo en Cabra hasta las primeras décadas del pasado siglo y aunque hoy apenas queda una sencilla fachada blasonada, no por modesto ese edificio deja de ser grande para quienes conocen lo que aquello significó. Lo que nos da pie a terminar con un texto del propio Manuel Amezcua…

Apenas unos escudos en piedra en la portada de lo que fue una vieja edificación en la calle Palma nos recuerdan que allí hubo una voluntad férrea que luchó por un sueño imposible. Toda una lección de convivencia y solidaridad que hoy llama a las puertas de cada cabrileño en una invitación a construir un mundo mejor.

Amezcua Martínez, Manuel. El Hospital de la Misericordia y la obra pía de la Madre Marta de Jesús en Cabra. Contraluz. Revista de la Asociación Cultural Arturo Cerdá y Rico. Núm. 5 – 2008. Pág. 372

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *